Relación y Equilibrio

Núria Guinovart

21.04.2022 - 11.06.2022

Lo esférico reposa en lo esférico, porque apenas se tocan, pero lo cóncavo descansa sobre lo convexo.

Giordano Bruno. Spaccio de la bestia trionfante

Si el arte es un lenguaje, la obra de Núria Guinovart ya ha alcanzado la madurez suficiente como para poder expresarse sin ambages. Y aquí lo hace poniendo el ojo y el alma en esta serie de cortes laminados, de lo que podría ser (tanto da) un caos de rocas oscilantes, de granos de granito, arroz o arena, asteroides, células y nódulos sumergidos en una suspensión coloidal en la que la ausencia de volumen o de sombra provoca un sensual efecto de ingravidez. El leitmotiv de la colección es la osculación (literalmente, un beso), el equilibrio de las formas a través de un solo punto de contacto, donde se concentra la tensión de los contornos contrincantes, trazados con pulso firme y decidido. Formas que interactúan como amantes y que, sin perder una brizna de sí mismas, simplemente reposan, o se acoplan con la compleja trabazón de una muralla inca. Sobre sus caras intactas parece que podría grabarse, como en una Rosetta todavía muda, que lo mejor del verde es el azul que no se ha ido o que la naturaleza no siempre va vestida de fiesta, y también qué si dos piedras no caben en un mismo sitio, siempre podrán hacerlo sus aromas.

Como a las piedras de pedernal, tan solo les falta la chispa de vuestras miradas para elevarse a la dimensión del fuego. Al fin y al cabo, si el arte es una decisión, interpretar lo que no se ve es su verdadera vocación.

Arturo Xalabarder

{{ priceFormat(priceMin) }}
{{ priceFormat(priceMax) }}
No se han encontrado elementos para mostrar.
{{ cart.result }}