Menú

Pintura Re-Encontrada

14.06.19 — 21.09.19
Pintura Re-Encontrada
Josep Moscardó, Sa mesquida, Menorca, Óleo sobre tela, 65 × 81 cm
Guerrero Medina, Corrida IV, Óleo sobre tela, 27 × 35 cm
Rafel Duran, Sevilla II, Óleo sobre tela, 60 × 73 cm
Gabino Rey, Flors i masia, Óleo sobre tela, 65 × 81 cm
Rafel Duran, Figures al pont, Óleo sobre tela, 65 × 81 cm
Josep Serra Llimona, Paisatge amb poble, Óleo sobre tela, 50 × 61 cm
Manuel Capdevila, Paisatge de Galilea, Óleo sobre tela, 60 × 73 cm
Josep Serra Llimona, Port, Óleo sobre tela, 50 × 65 cm
Joan Bennàssar, Dues violinistes, Mixta sobre papel, 85 × 72 cm
Francesc Artigau, Carmesina i Tirant amagats, Caseína, 33 × 41 cm
Agustí Pelegero, S/T, Óleo sobre tela, 81 × 100 cm
Jordi Sardà, Besós, Óleo sobre tabla, 28 × 28 cm
Carme Galofre, Copa de vi i raïm, Óleo sobre tabla, 44 × 44 cm
Pablo Maeso, La decisión de Colón, Acrílico sobre tela, 60 × 120 cm
Jo Milne, Pas encore, Acrílico sobre tela, 150 × 150 cm
Regina Giménez, Boreaux, Mixta sobre tela, 130 × 162 cm

Pintura Re-Encontrada

Adentrarse en un almacén de pintura como el de la Sala Parés puede convertirse en una experiencia muy gratificante, una aventura llena de sorpresas, de descubrimientos y de encuentros inesperados. El basto fondo de pintura, después de 142 años de trayectoria, como es evidente, resulta diverso, extenso y, seguramente, interminable. Caminar horas i horas por los pasillos y estantes invadidos por cuadros, manipularlos, descubrirlos, reencontrarlos y, evidentemente, seleccionarlos para formar parte de una exposición colectiva de muchas épocas y muchos estilos posibles. Este espíritu de búsqueda es la base de la muestra PITNURA RE-ENCONTRADA.

La exposición es fruto de esta tarea de investigación en el interior del almacén, tiempo de buscar para reencontrar telas que a priori parecen olvidadas pero que tienen un valor artístico extraordinario. El resultado es un conjunto de obras y artistas que han expuesto en la Sala Parés, los cuales han formado parte de la historia de la galería en algún momento de los últimos cuarenta años.

Cada obra es un hallazgo por si misma, un objeto artístico especial el cual, de exponerse cuando fue creado, ha pasado a custodiarse en el almacén durante años, y en ocasiones décadas, esperando su oportunidad. Durante un periodo largo de conservación con cura pero privados de visibilidad, estas obras habían llegado a adquirir una naturaleza de objeto perdido o objeto oculto. Es así como las obras han sido tratadas como objets trouvés, dimensión que solo pueden presentar después de este ejercicio de búsqueda con cura. Ellas han recuperado su visibilidad, ellas han conseguido su nueva oportunidad y, por fin, han sido encontradas o, mejor dicho, re-encontradas en el corazón de la Sala Prés.

Más info×