Menú

JOSEP Y RAMON MOSCARDÓ

Sala Parés
30.05.19 — 09.07.19
Josep Moscardó, Garraf, Óleo sobre tela, 100 × 200 cm
Josep Moscardó, PDG diurn, Óleo sobre tela, 65 × 100 cm
Ramon Moscardó, Vintage, Óleo sobre tela, 97 × 130 cm
Ramon Moscardó, Bany de lluna, Cadaqués, Óleo sobre tela, 100 × 100 cm
Josep Moscardó, 5AV, NY, Óleo sobre tela, 65 × 81 cm
Josep Moscardó, PDG, BCN, Óleo sobre tela, 65 × 81 cm
Ramon Moscardó, Rambles, BCN, Óleo sobre tela, 100 × 50 cm
Ramon Moscardó, BCN Nit, Óleo sobre tela, 75 × 95 cm
Josep Moscardó, Passeig de Gràcia, Nocturn, Óleo sobre tela, 65 × 100 cm
Josep Moscardó, La catedral del mar, Óleo sobre tela, 100 × 65 cm
Josep Moscardó, Sarrià, Óleo sobre tela, 100 × 100 cm
Josep Moscardó, Clàssics, Óleo sobre tela, 100 × 100 cm

JOSEP Y RAMON MOSCARDÓ

Sala Parés

Josep Moscardó

 

Su madurez artística le permite situarse siempre en los puntos donde hay las mejores visiones y describirlas con un dominio de la perspectiva admirable. Es algo que le sale de forma natural.

Con un registro de temas muy amplio, es capaz de pasar de una visión nocturna –en que la luz del día juega con la de la noche y la artificial– a la atmósfera más luminosa y transparente que nos hayamos podido imaginar.

En sus cuadros, encontraremos muchos elementos de nuestra vida cotidiana que contribuyen a dar a su pintura un carácter cercano y atractivo: calles transitadas por coches y personajes, perspectivas aéreas, interiores de bares…

Son escenas luminosas y coloristas, tratadas sin ningún afán simbólico o grandilocuente, sino de una manera desenfadada y directa. Josep Moscardó idealiza los temas y resalta los rasgos esenciales, apostando por la belleza, la armonía y el optimismo.

En su obra, el color es vital y sugestivo; cada cuadro responde a un determinado acuerdo cromático que desarrolla con infinidad de variantes. Es capaz de sintetizar muchas cosas en una pincelada, libre y acertada… Josep Moscardó no pretende describir meticulosamente la realidad, sino ir directamente al grano, al núcleo de lo que él quiere expresar.

Estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge y en la Escuela de Llotja de Barcelona. Expone en la Sala Parés desde 1978, y también lo ha hecho en Estados Unidos en muchas ocasiones, así como en Japón y en algunas de las principales capitales europeas.

 

Ramon Moscardó

 

Su pintura se caracteriza por el uso de colores muy vivos y luminosos, y por un espíritu optimista que alude a las ganas de vivir, a los momentos felices de la vida cotidiana.

Trata temas muy diversos: visiones de ciudades como Barcelona, Praga, París, Venecia o Nueva York, paisajes de Cadaqués, fachadas, interiores de bares o de su estudio, escenas de calle…

La luz juega un papel muy importante en la pintura de Ramon Moscardó, ya sea la del sol brillante del Mediterráneo o de los reflejos y la transparencia del mar, como la que se proyecta en interiores y define distintos ambientes.

En los paisajes, el pintor nos sitúa ante imágenes espectaculares. Observa algunas de las escenas desde un punto de vista elevado y lejano, pero la atmósfera es tan clara que parece que los distintos elementos, definidos con detalle, estén al alcance de la mano: no hay distancias, todo es un conjunto vibrante, rítmico y vigoroso.

Cuando pinta interiores, las figuras adquieren un papel protagonista; además, a menudo establece diálogos sutiles entre los personajes, que se expresan a través de las miradas y los gestos. Demuestra una gran intuición pictórica y una larga experiencia a la hora de dar vida y naturalidad a la figura humana.

Ramon Moscardó expone en la Sala Parés desde 1978, y también lo ha hecho en Estados Unidos, en diversas ocasiones; en Hong Kong y en las principales capitales europeas. Su obra se puede ver en importantes colecciones privadas y públicas.

 

Más info×