Menú

Actualidad

Comenzamos la temporada con Carmen Alvar

Cimientos y Vestigios

6.09.19 — 16:52
Carmen Alvar, Trabajadores, 2019, Collage sobre papel, 70 × 70 cm

La Sala Parés presenta en el marco del programa ART NOU la exposición de la joven artista Carmen Alvar.

La exposición se desarrolla en el Espacio 1 de la galería y durará hasta el día 7 de octubre de 2019.

Carmen Alvar fue seleccionada en la edición 2018 de ART < 35 y también participó en una exposición institucional de creación juvenil en la Capella de Barcelona.

Desde entonces, la Sala Parés la ha presentado en una feria internacional de Estados Unidos. Esta es su primera exposición individual en la Sala Parés.

ART NOU celebra este año su octava edición como ciclo artístico dedicado a apoyar el arte emergente. Las galerías participantes en este programa promovido por Art Barcelona presentan propuestas de jóvenes creadores, reforzando así el compromiso de descubrir, difundir y defender Arte Contemporáneo y dando la oportunidad a los artistas jóvenes de presentarse por primera vez en un espacio comercial.

 

Carmen Alvar, Laika, 2019, Collage, grafito y acuarela sobre papel, 20 × 20 cm

La fascinación por el objeto encontrado, y la posibilidad de darle nueva vida a través del collage, ha sido uno de los hilos conductores de la trayectoria de Carmen Alvar. Desde 2012, esta atracción se ha traducido en proyectos de investigación, la tesis doctoral Arqueología del objeto encontrado y la pertenencia al colectivo La Recortada.

La propuesta que presenta se inspira en la Vanguardia rusa y se vertebra en torno a cuestiones planteadas por algunos de los movimientos más importantes que convergieron en ella. Destaca el trabajo con imágenes neutras, inspirado en el concepto “cine-ojo” de Vértov, que preconizaba el uso de capturas objetivas, y en la estética suprematista que, a través de formas geométricas simples y colores planos, ambicionaba expresar estados de conciencia en estado puro y exentos de emoción.

Por otra parte, el montaje de los ‘cuadros’ recuerda las esculturas constructivistas realizadas a partir de piezas que, una vez acopladas, incluyen en el resultado final los espacios que los mismos elementos cierran. Es interesante apuntar que la investigación sobre las técnicas desarrolladas por diversos autores le ha permitido trasladar algunas de ellas a su obra.

Por ejemplo, gracias a la intersección de planos de distinta naturaleza puede crear ambientes tridimensionales y recoger la ambición de El Lissitzky de integrar la escultura en la obra bidimensional; o dotar de dinamismo el conjunto combinando diferentes escalas y perspectivas, tal como lo hacían Gustav Klutsis y Valentina Kulagina, o introduciendo los contrapicados vertiginosos de la fotografía de Alexander Rodchenko. Todos estos recursos adquieren sentido en el montaje que, volviendo al paralelismo con el cine de Vértov, se convierte en el proceso que confiere orden visual y carga de sentido los elementos y conceptos extraídos de la vida, en este caso, de la historia.