Rafel Joan

Palma de Mallorca, 1957

Rafel Joan crea un lenguaje muy personal en el tratamiento del paisaje. Su pintura sintetiza la apariencia real de este para generar una versión intuitiva y propia, llegando incluso a subirse a un parapente y a sumergirse bajo el Mediterráneo para buscar nuevas perspectivas y puntos de vista para sus obras. El resultado a menudo resulta más cercano a la abstracción que al punto de referencia, sin embargo en la visión global siempre encontramos algún elemento que nos mantiene vinculados a la naturaleza.

Sus paisajes son líricos y contemplativos, sumamente poéticos y cercanos al simbolismo. Poseen una gran riqueza cromática, que se traduce en imágenes casi hipnóticas. La protagonista de todas sus obras es la luz natural, ya sea en su máximo esplendor o cercana al ocaso. En ocasiones, se fragmenta en partículas suspendidas que se mueven entre las hojas y ramas de los árboles o en el fondo del mar, generando el efecto de las bellumes, una palabra mallorquina que se refiere a las manchas huidizas de luz que vemos con los ojos cerrados cuando algo nos ha deslumbrado.

Muestra su obra con regularidad desde el año 1983 en galerías de prestigio de Mallorca, Valencia y Barcelona, donde desde 1993 expone en Galería Trama y Sala Parés. Su obra figura en relevantes colecciones en todo el mundo, y destacados escritores y poetas han reflexionado sobre su pintura.

{{ priceFormat(priceMin) }}
{{ priceFormat(priceMax) }}
No se han encontrado elementos para mostrar.
{{ cart.result }}
{{ exhibition.year }}
{{ exhibition.space }}