Magí Puig

Palou (Lleida), 1966

Si algo define la pintura de Magí Puig es el tratamiento que hace de la luz. Sus temas, ya sean sus planos generales de playas y ciudades o personajes individuales, aparecen bañados con una luz densa y vibrante, a menudo con unos contraluces deslumbrantes que despiertan colores potentes y penetrantes. Gran ejemplo de ello son sus playas en las que en ocasiones solo podemos distinguir unas pocas siluetas recortadas sobre una brillante arena monocroma que se funde con el cielo y el mar.

Entre sus temas destacan aquellos inspirados en sus viajes, que nos trasladan a ciudades como París, Venecia o La Habana; y países como Marruecos, Vietnam o Senegal. Sus paisajes urbanos y skylines son algunas de sus obras más singulares. En estas acostumbra a omitir cualquier presencia humana ─o a dejarla en un segundo plano─ para centrarse en las arquitecturas y los callejones, y en cómo la luz incide sobre ellos. Sus calles y mercados de Marruecos crean imágenes que pueden evocar los patios de Fabrés o a las fantasías orientales de Fortuny.

Magí Puig expone en Sala Parés desde 2003. Su singular estilo y minuciosa técnica le han otorgado un gran éxito a nivel internacional, llevándole a exponer periódicamente en ferias y galerías de Francia, Reino Unido, Suiza o Estados Unidos, y a estar presente en colecciones importantes.

 

 

{{ priceFormat(priceMin) }}
{{ priceFormat(priceMax) }}
,
{{ product.width }} x {{ product.height }} x {{ product.length }} cm
(IVA y transporte incl.)
Vendido
No se han encontrado elementos para mostrar.
{{ cart.result }}
{{ exhibition.year }}
{{ exhibition.space }}