Gorka García Herrera

Jerez de la Frontera, 1982

El trabajo de Gorka García es reflexivo y simbólico. Utiliza la dualidad para crear un diálogo entre distintos conceptos y provocar contrastes inquietantes de una enorme carga conceptual. La heterogénea combinación de elementos —algunos altamente idealizados, otros de un gran realismo y crudeza— crea espacios ilusorios que pueden evocar a ciertos planteamientos de la pintura metafísica y le otorga a sus escenas un carácter atemporal.

Buena parte de su producción artística se ha centrado en la representación de ruinas. Con su característica dualidad enfrenta a ruinas clásicas —a veces extraídas de pinturas del Quattrocento a las que trata con colores brillantes y estilo depurado— con ruinas contemporáneas de edificios devastados por la guerra —imágenes inspiradas en su estancia en Siria y que plasma de forma mucho más expresiva—, creando así un diálogo entre ritmos, entre construcción y destrucción y, en definitiva, entre utopía y distopía.

Gorka está constantemente experimentando con nuevas formas y lenguajes. Aunque el óleo es su principal medio de expresión no duda en explorar otras vías y técnicas para plasmar sus ideas en torno al hecho artístico.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, reside durante un año en Italia adscrito a la Academia de Bellas Artes de Rávena. Tiene la capacidad de hacer converger en su propuesta artística la dimensión conceptual con su ejecución técnica, lo que le ha llevado a estar presente en diversas exposiciones, ferias y galerías de Barcelona, Madrid y París, entre otras. Expone en Sala Parés desde 2018.

{{ priceFormat(priceMin) }}
{{ priceFormat(priceMax) }}
No se han encontrado elementos para mostrar.
{{ cart.result }}
{{ exhibition.year }}
{{ exhibition.title }}
{{ exhibition.space }}