Menú

Actualidad

JOSEP CUSACHS de París a Parés

3.01.19 — 18:10
Josep Cusachs (1851-1908), Maniobres militars, 1890, Óleo sobre tela, 61 × 101 cm

La historia de Cusachs y la Sala Parés comienza en junio de 1880, cuando expuso por primera vez. Presentó La primera cura, una obra que formó parte de la colectiva que se celebró en honor a Simó Gómez (uno de sus maestros), días después de su muerte. A partir de este caso relevante, el artista expuso con cierta regularidad en las colectivas, normalmente retratos de militares en gran formato o temes militares cada vez más depurados y mejor trabajados (1882; 1883; 1884 para la inauguración de la Sala Grande; 1887 en la Exposición de Bellas Artes).

Cusachs adquirió un perfeccionamiento técnico y una capacidad en al retratística animal, envidiados por muchos pintores de la época. Su conocimiento en primera persona de los detalles de la vida militar, tanto de la campaña y batalla como de la más anecdótica, se plasman en el planteamiento de los temes representados, los cuales adquieren una veracidad inusual. Rápidamente, sus cuadros se convirtieron en objeto anhelado por la burguesía catalana de gusto aristocrático. Los temes militares y los Caballos de Cusachs se elevaron como una firma de buen gusto y sofisticación perfecta para ornar las viviendas de esta clase social.

El 12 de junio de 1881, Cusachs realizó un viaje a París que marcó un antes y un después en su trayectoria artística. En la capital francesa entró en contacto con el pintor Édouard Detaille (1848-1912), especialista en temas militares, quien ejerció de su maestro durante la estancia. Tras los dos meses de “licencia por asuntos propios” obtenida del ejército, consiguió alargar el permiso dos meses más. También se relacionó con Alphonse de Neuville (1835-1885), y gozó de la pintura de Meissonier (1815-1891) a quien admiraba y utilizó de modelo. Este viaje a París (aunque posiblemente realizó alguno más) resultó una experiencia iniciática, en la que perfeccionó aún más su técnica y amplió el repertorio temático de su pintura.

Josep Cusachs (1851-1908), Dragones a caballo, 1906, Óleo sobre tela, 56 × 77 cm

La consolidación del artista catalán dentro del mercado del arte llegaría después de la Exposición General de Bellas Artes de Madrid de 1887, donde, aplaudido por la crítica y el público, sus tres telas presentadas fueron adquiridas por la Reina Regente, María Cristina de Habsburgo (El campo de maniobras, La primera cura y Un vivac). 1 Es precisamente a finales de este año, cuando Cusachs recibió uno de los encargos clave que difundieron su pintura todavía más: la realización de 264 ilustraciones para el libro La vida militar en España, publicado por Sucesores de N.Ramírez en 1888 y con texto del capitán Francisco Barado. 2

Con estas obras se daba conocimiento del estado del ejército español en el siglo XIX a través de ilustraciones en las que se plasman indumentarias, grados, jerarquías, rutinas, etc. Las 264 reproducciones eran fotografías de las obras originales, la mayoría de ellas al óleo o a la tinta. A partir de ese trabajo editorial, el señor Parés organizó, debido al éxito del pintor y la demanda creciente de sus obras por parte de la burguesía barcelonesa, una exposición donde admirar todos los originales que ilustraban el volumen. La muestra fue una de las primeras monográficas de la historia de la Sala Parés, después de la buena acogida de la de Eliseu Meifrén meses antes y la de Baldomer Galofre (1886).

Josep Cusachs (1851-1908), Parada militar, 1892, Óleo sobre tela, 50 × 100 cm

La exposición se tituló como el libro (La vida militar en España), se celebró durante el mes de septiembre y estuvo formada por 183 óleos y un gran número de dibujos previos. La prensa dedicó artículos que elogiaban la exposición, y el éxito del público y comercial fue destacado. Con la marca Cusachs consolidada, la Sala Parés se reafirmaba aún más en el mercado local con un estilo pictórico diferente que hacía suyo y lo popularizaba y elevaba al éxito. En definitiva, la muestra La Vida Militar en España de 1889 significó “un punto de partida dentro de la historia de la Casa Parés”. 3

De 1889 en adelante, los encargos privados de escenas militares y retratos familiares por parte de la burguesía más conservadora a Josep Cusachs serían abundantes. 4 Desde entonces, Joan Baptista Parés apostó constantemente por la producción de Cusachs y sus obras fueron recurrentes para las exposiciones colectivas de la galería hasta la muerte del pintor. A partir de  1889, este artista formó parte del grupo de pintores más regulares de la Sala Parés, conjuntamente con Modest Urgell, Laureà Barrau o Eliseu Meifrén, entre otros. De esta manera se convertía en uno d ellos pintores más representativos de la primera etapa de la galería. Después de su muerte el señor Parés le dedicó una gran exposición homenaje durante el mes de junio de 1909, que ocupó toda la sala grande con óleos y unos cien dibujos inéditos de su última época creativa.

 

Sergio Fuentes Milà, Dr. en Historia del Arte

www.sergiofuentesmila.es

 

 

 

NOTAS

 

1.MORA, P., Josep Cusachs i Cusachs. Barcelona: Diccionari Ràfols, 1988.

2.BARADO, F., La Vida Militar en España. Barcelona: Sucesores de N.Ramírez Editores, 1888.

3.MARAGALL, J-A., Història de la Sala Parés. Barcelona: Selecta, 1975, p.43.

4.Como ejemplo, destaca el de José Gallart Forgas, político españolista y empresario que coleccionaba obras de Cusachs. Después de la exposición de la Sala Parés de 1889 encargó al pintor dos retratos de gran formato de sus hijos a caballos. FUENTES MILÀ, S., “De Ponce à Barcelone. José Gallart et le pouvoir à travers des arts”, Université Perpignan-Via Domitia, 2017.