Menú

Si són flors

12.05.16 — 14.06.16
Natura morta 73, fotografía giclée, 40 × 30 cm
Natura morta 76, fotografía giclée, 40 × 30 cm
Natura morta 23, fotografía giclée, 40 × 30 cm
Natura morta 186, fotografía giclée, 40 × 30 cm

Si són flors

La muestra que presentamos, es nuestro particular homenaje al querido y desaparecido fotógrafo Toni Catany artista de la galería. Se trata de una exposición que pretende dar visibilidad a una temática recurrente durante su larga trayectoria artística: las flores, un motivo que el artista desarrolló desde principios de los años 70 y especialmente 80, momento donde creó imágenes que hoy en día son una huella emblemática del artista y que evolucionan desde un estilo casi “barroco” hasta las composiciones enormemente sutiles y poéticas de la última exposición que el artista realizó, “Altars profans”, presentada el 2013 en Galeria Trama. La muestra que presentamos este año pretende mostrar la gran cantidad de matices que el artista supo desarrollar referidos a esta temática.

Com apuntan los comisarios de la muestra Antoni Garau y Alain D’Hoogherefiriéndose a las flores de Catany: “Desde sus primeros calotipos en los años 70 hasta sus últimas piezas, las flores se imponen como un vocabulario idílico; com un sello que identifica el artista mallorquín, como cómplice del fotógrafo”

Además, la muestra se complementa con las obras de dos fotógrafos que el mismo Catany admiraba: Frazier King y Carla van de Puttelaar, que también trabajan frecuentemente el tema de las flores. Se trata por lo tanto de un diálogo entre tres artistas sobre un mismo tema. Como se aprecia en la muestra, todas las fotografías hablan de lo mismo, de los sentimientos más profundos, de la vida y de la muerte y probablemente este es el nexo que tienen en común los tres fotógrafos.

 

Carla van de Puttelaar (Holanda, 1967) Es diplomada por la Academia Gerrit Rietveld y recibió el premio de Roma el año 2002. Vive y trabaja en Ámsterdam y está considerada como una de las representantes esenciales de la fotografía contemporánea de Holanda. Expone regularmente en toda Europa y Estados Unidos, tanto en galerías como en museos y su trabajo ha sido objeto de diferentes publicaciones. De Puttelaar es conocida sobretodo por sus retratos y desnudos, fragmentos del cuerpo femenino expresamente diáfanos, y ha ampliado su obra con la temática floral, principalmente con rosas y tulipas, que trata de la misma manera que las modelos humanas; las presenta solas, delante de un fondo negro y bajo una luz del norte que caracteriza la pintura holandesa de Rembrandt y Vermeer. Fotografiando estas flores justo antes de que se marchiten, rebela a la vez su fragilidad, su sensualidad madura y  su exhuberancia. Sus obras son un canto a la belleza singular y también paradójicamente a la piel y a la carne.

 

Frazier King (Virginia, EUA, 1947) Es un fotógrafo amateur y autodidacta, que vive y trabaja en Houston (Tejas) donde trabaja como a abogado. Además, dedica la mayor parte de su tiempo libre al estudio y cuidado de las orquídeas, motivo por el cual su obra fotográfica está basada en el retrato de estas flores. A base de observar estas flores y analizar el desarrollo, las considera como individuos únicos. Para magnificar su particular belleza, el artista no duda en velar los negativos para aumentar la ambigüedad de las composiciones y huir de imágenes demasiado descriptivas. Su obra ha sido expuesta en numerosas ocasiones durante los años 90 y forma parte de colecciones como: Museo de Bellas Artes de Houston, George Eastman House

(Rochester) o la Biblioteca Nacional de Francia (Paris).

 

Toni Catany (1942 – 2013) Autodidacta. Vive y trabaja en Barcelona desde el año 1960 hasta su muerte. Desde su primera exposición, en 1965, realizó más de un centenar de individuales en todo el mundo. Mostró siempre, además, un interés particular en ver recogida su obra en diferentes libros, que obtienen numerosos premios: Natures Mortes (1987), premio al mejor libro fotográfico en la edición de la Primavera Fotográfica de Barcelona de 1988; La meva Mediterrània (1991), premio del libro als Rencontres Internationales de la Photographie d’Arles, y premiado por la Generalitat de Catalunya como mejor libro ilustrado del año; Somniar déus (1993), Obscura memòria (1994), Fotografies (1997), premio de los Editores Europeos y premio del libro catalán concedido por la Generalitat de Catalunya, Venessia (2006), Visions del Tirant lo Blanc (2007), Altars profans (2013) y, póstumamente, Toni Catany.Ceràmiques de Miquel Barceló (2015).

El año 2000 el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) expone una antología de su obra, Toni Catany, l’artista en el seu paradís.  En 1991, el Ministerio de Cultura de Francia le da el título de Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres. El año 2001 la Generalitat le otorga el Premi Nacional d’Arts Plàstiques, y el Ministerio de Cultura, el Premio Nacional de Fotografía. El año 2003 recibe el premio Ramon Llull de las Artes que le conceden el Govern de les Illes Balears, y el 2015 es declarado Hijo ilustre de la ciudad de Llucmajor..

A partir del año 2005, aproximadamente, se inicia el proceso para la materialización de lo que será, en los últimos años de su vida, el gran proyecto del artista, su voluntad: la creación de la Fundación Toni Catany, en Llucmajor. Mientras trabajaba con sus colaboradores en la futura Fundación, continua siendo, aun así, un creador incansable.

Más info×