Menú

Marcos Cárdenas

03.05.18 — 29.05.18
La cabaña, óleo sobre madera, 116 × 89 cm
Neriu oleander , óleo sobre madera, 40 × 40 cm
Cactus de noche , óleo sobre madera, 40 × 40 cm
Swimming I, óleo sobre madera, 40 × 40 cm
Swimming II, óleo sobre madera, 40 × 40 cm
Swimming III , óleo sobre madera, 40 × 40 cm
Una visita inesperada , óleo sobre madera, 60 × 60 cm
Tikki , óleo sobre madera, 60 × 60 cm
Pop , óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Embarcadero, óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Backlighting, óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Enjoying the views, óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Artbooks and horchata, óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Artbooks and horchata II, óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Chocolate, óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Volume , óleo sobre madera, 70 × 70 cm
Nueces, óleo sobre madera, 70 × 70 cm
El sueño de Duna , mixta sobre papel, 60 × 85 cm
La cocina , óleo sobre madera, 60 × 140 cm
Arquitectura , óleo sobre madera, 100 × 100 cm
Realidades paralelas , óleo sobre madera, 100 × 100 cm
Rabitt woman , óleo sobre lienzo, 73 × 100 cm
Tropic window, óleo sobre madera, 73 × 116 cm
El arenal, óleo sobre madera, 89 × 100 cm
Happy , óleo sobre madera, 89 × 116 cm
The ecologist , óleo sobre madera, 89 × 130 cm
Tourist day, óleo sobre madera, 97 × 146 cm
Through the window, óleo sobre madera , 100 × 81 cm
Just slepp, óleo sobre lienzo, 100 × 81 cm
Red window, óleo sobre madera, 100 × 100 cm
En la piscina , óleo sobre madera, 100 × 100 cm
Reflejo holandés , óleo sobre madera , 120 × 110 cm
El patio , óleo sobre madera, 120 × 120 cm
Sol de invierno , óleo sobre madera, 120 × 100 cm
Reflejos II , óleo sobre madera, 116 × 73 cm
Escaparate , óleo sobre madera, 100 × 100 cm
Reflejos II , óleo sobre madera, 80 × 80 cm

Marcos Cárdenas

Reflexiones sobre esta exposición

“Para un artista, la inspiración a veces es difícil de encontrar si se fuerza. En mi caso he elegido dejar que la inspiración provenga de las emociones y de las percepciones.

Cada una de las obras muestra una escena vivida, observada, en la que he percibido gran belleza, que me ha generado emociones o me ha llamado la atención, ya sea por algún detalle, o por la belleza del conjunto, por la luz, por la presencia de seres a los que quiero, o por el recuerdo de momentos especiales… de rincones, de viajes.

Intento capturar ese instante en que sentí algo especial como observador, y plasmarlo en un acto de parar el tiempo por un segundo…La vida es eso, vivir y rodearnos de momentos especiales. La luz, la naturaleza, los animales, las plantas, las personas… son aspectos que me conmueven y que me hacen muy feliz, por ello los plasmo frecuentemente en mis obras. Incluso las obras en las que se muestran reflejos no son más que momentos capturados en los que juegos de luces reflejadas lograron centrar mi atención. Cuando contemplo una ventana, si entorno los ojos, no sólo veo lo que hay dentro, sino mil planos que pasan casi desapercibidos y que, si presto atención, me tomo mi tiempo y relajo la mirada, los puedo ver.

Mi gran pasión por la arquitectura y las formas, es mi otra gran fuente de inspiración, de ahí que me atraigan elementos arquitectónicos, o bodegones con objetos de formas curiosas i que también disfrute mucho intentando plasmarlos con las luces que proyectan. Las plantas también las percibo como obras arquitectónicas y frecuentemente centran mi obra.

Aunque puedan parecer obras simplemente realistas, no lo son al 100%, ya que ninguna de ellas es exactamente como la plasmaría una fotografía. Intento aportar lo que la cámara no puede ver, que es la emoción que uno siente al mirar, y la parte subjetiva…Entonces igual algo brilla más de lo que lo haría en una foto, o el aire se hace más denso, o la luz más cálida…

O aquel detalle que otro no miró, es lo que uno resalta. Mi reto es plasmar mi percepción subjetiva de las cosas, y es realmente un reto…sentir al mirar. “

 

Más info×