Menú

Carlos Díaz

11.01.18 — 06.02.18
Caminem, óleo sobre madera, 75 × 50 cm
Rec, óleo sobre madera, 100 × 100 cm
Aigua, óleo sobre madera, 160 × 110 cm
Aire, óleo sobre madera, 122 × 55 cm
El café, óleo sobre madera, 80 × 60 cm
Bodegó de mercat, óleo sobre madera, 50 × 80 cm
El repòs de la bici, óleo sobre madera, 100 × 40 cm
Cap al vespre, óleo sobre madera, 100 × 100 cm
Essa, óleo sobre madera, 122 × 54 cm
Flors taronges, óleo sobre madera, 80 × 60 cm
Geometria, óleo sobre madera, 122 × 80 cm
Doble espai, óleo sobre madera, 95 × 65 cm
A vista d'ocell, óleo sobre madera, 122 × 70 cm
Pujada al cel, óleo sobre madera, 100 × 100 cm
El primer tramvia, óleo sobre madera, 100 × 100 cm
Façana del Born, óleo sobre madera, 90 cm diámetro
Façana del gòtic, óleo sobre madera, 90 cm diámetro
Façana del Raval, óleo sobre madera, 90 cm diámetro
Façana de la Barceloneta, óleo sobre madera, 90 cm diámetro
Camí de llum, óleo sobre madera, 80 × 60 cm
Aleteig de coloms, óleo sobre madera, 80 × 60 cm
Triangle de llum, óleo sobre madera, 54 cm diámetro
Gairebé en silenci, óleo sobre madera, 118 × 50 cm

Carlos Díaz

“El rumor de la ciudad”

Carlos Díaz

 

 

Rumor: ruido de fondo como el agua en movimiento, las hojas de los árboles, el aleteo de las palomas, el viento incesante que hace volar las sábanas extendidas, los pasos sobre el suelo mojado o los vacíos sonoros que llegan justo después de que pasen los coches, los tranvías, las multitudes.

 


 

La pintura de Carlos Díaz pone en evidencia la fuerza poética que puede tener el paisaje urbano contemporáneo a través de la pintura.

El artista capta magníficamente las luces, los reflejos y los colores de rincones de ciudades donde se ven los rastros de la vida cotidiana, que él pinta sin trucos ni engaños, con su belleza y con sus defectos. No idealiza la realidad sino que la capta, enfatizando su belleza y su capacidad de sugerir.

La ciudad de Carlos Díaz seduce por su atmósfera, por su luz transparente y vibrante, por los colores de sus edificios y por la vitalidad que hay en sus calles, aunque las pinte vacías de gente… una ciudad sorprendente, a veces dura, pero también humana y respirable, tratada con un realismo de evidente modernidad que no es ajeno al compromiso.

Carlos Díaz es un valor relevante dentro de la pintura realista catalana contemporánea. En este ámbito, ha participado en las exposiciones institucionales más importantes que se han celebrado en los últimos quince años, no solo en Barcelona. Aparte de sus numerosas exposiciones en galerías barcelonesas, su obra también se ha presentado en Chicago, Madrid, Miami y Viena, entre otras ciudades. Ha obtenido premios muy destacados.

Más info×