Menú

Raimon Sunyer

Barcelona, 1957
Primavera a Tiana, óleo sobre madera, 30 × 40 cm

Acerca del artista

Su pintura parte de una mirada pausada sobre una realidad de la que se apodera para extraerle la esencia y plasmarla en un lenguaje a veces plenamente realista y, otras, más simbólico, metafísico o analítico, que entronca con determinados momentos de la gran pintura italiana de la primera mitad del siglo XX, e incluso con el cubismo.

En cada cuadro encontramos una atmósfera de luz, en ocasiones matizada para permitir una mejor fusión de los colores, y en otras, cuando le interesan los contrastes, más nítida. Sus escenas siempre están dominadas por una única “temperatura de luz”.

Las obras de Sunyer requieren una mirada reposada y transmiten una sensación de armonía y de paz espiritual. En ellas todo se produce en una transición suave, sin estridencias, que nos invita a la serenidad, al silencio, a la quietud.

Los temas preferidos del artista son los paisajes detenidos en el tiempo, ya sean fábricas abandonadas, edificios en desuso, visiones de la naturaleza, ventanas abiertas al mar, nocturnos casi escenográficos o silenciosas composiciones en las que los elementos dejan de ser objetos materiales y se transforman en símbolos del paso del tiempo; sin olvidar la figura, que él trata como otra expresión de su universo simbólico.

Es un pintor meticuloso, para quien la composición es un factor esencial. Sus obras están formadas por una cantidad infinita de pinceladas, que llegan a desaparecer visualmente. Por ello, su proceso creativo es muy lento.

Una trayectoria de exposiciones de más de 35 años le ha llevado a presentar regularmente su obra en Barcelona y Madrid, y también en muestras individuales en Nueva York, Milán, Palma de Mallorca y Valencia. Ha participado en relevantes exposiciones institucionales sobre realismo tanto en Cataluña como en varias ciudades alemanas. Expone en la Sala Parés desde 1981.

Marc Soldevila Brigitte Szenczi
Lista de artistas