Menú

Neus Martín Royo

Barcelona, 1968
Camden Lock, óleo sobre madera, 73 × 73 cm

Acerca del artista

Su barrio de Poblenou en plena transformación, la Barcelona de las tiendas y bares de otros tiempos que aún aguantan, los viejos edificios de la Habana, los faros de Menorca que resisten el embate de los vientos o los espacios amplios que no son de nadie, situados en la frontera de lo urbano… han sido siempre los temas predilectos de Neus Martín Royo. Lugares que se convierten en pequeños héroes con alma, vestigios del pasado que con su presencia real y misteriosa, cercana, nada inquietante, se ganan nuestra empatía y nos invitan a entrar en el cuadro.

Son lugares que ella ha interiorizado y humanizado a través de su filtro emocional y de los que quiere tener un cuidado especial para que el tiempo no se los lleve. Es como si quisiera fijar en la pintura la memoria que conserva de ellos.

La ausencia de la figura humana contribuye a crear una atmósfera de serenidad, silencio y soledad.

Se expresa en un lenguaje muy personal basado en una pincelada visible que aplica sobre un primer dibujo hecho con carboncillo. La transparencia con la que trabaja le permite mantener el trazo negro inicial cuando quiere acentuar determinados espacios de sombra o algunos perfiles. Crea atmósferas de luz de influencia “hopperiana” para acentuar el carácter misterioso de la escena y utiliza una determinada tonalidad de colores cálidos, pero contrastados, que aluden al paso del tiempo.

Neus Martín Royo comienza su trayectoria como pintora en 1988, y desde entonces ha ido afirmando su personalidad, dentro de una línea muy coherente, a través de numerosas muestras en Cataluña, España y en varias ciudades europeas y americanas. Ha obtenido más de una quincena de premios y su obra figura en importantes colecciones institucionales y privadas.

El Palau del Thé, óleo sobre madera, 46 × 61 cm
Apolo, óleo sobre madera, 46 × 61 cm
Ángel Marcos Antoni Mas
Lista de artistas